El azul del mar

Photo : Paul Laurent Bressin

Todos los días son domingos
Lentos y perezosos
De esos en que hasta hacer nada
nos cuesta trabajo
Los enfados empiezan sin razón
Y terminan con un fuerte abrazo
Sin miedo, miramos hacia adelante
El horizonte es el único testigo
De nuestros sueños más íntimos
El tiempo no corre, vuela
Y la vida es un breve suspiro
¿A qué estamos esperando?
¡Salgamos a disfrutar del azul del mar!

Filipa Moreira da Cruz